Días de descanso

 

"El Pueblo" es un pequeño lugar del parque regional de la sierra de Gredos,  que en invierno cuenta con no más de 600 habitantes. Se encuentra situado en un famoso barrando al pie de un no menos famoso puerto de más de 1.300 metros y desde él se pueden visualizar las tierras tanto de Ávila, como de Toledo y Cáceres. La altura media es de 850 metros sobre el nivel del mar y realmente el paisaje que se contempla desde él es precioso, con grandes extensiones de pino, castaño, robles y olivo, todo ello coronado con una majestuosa montaña que sobrepasa los 2.000 metros.

¿Y por qué allí?. Bueno, algo sencillo: allí nació mi padre y hemos ido desde que somos pequeños todos los veranos y muchos fines de semana a disfrutar de nuestro tiempo libre. Muchos de los recuerdos de mi infancia los tengo allí, junto a mi familia.
 
Es nuestro lugar preferido de retiro tanto en invierno como en verano, aunque es cierto que es en esta época cuando más se disfruta ya que aunque por el día hace calor (lo cual permite realizar excursiones por la montaña, bañarse, etc) las noches son muy frescas incluso en pleno Julio y ya para cenar hay que abrigarse para estar a gusto.

Estas son algunas de las fotos de "El pueblo". A mí me encanta y cualquier persona que lo conoce termina opinando lo mismo.

Las he realizado en Agosto de 2002,  y pretenden rendir tributo a la belleza de toda la zona.


La Pasionaria o Pasiflora (la flor del Maracuyá). Típica en muchos jardines.

 

Las claves para un descanso asegurado


Buena Casa

La hicieron mis padres a mediados de los años 70 con mucha ilusión pero también con mucho esfuerzo. En estos más de 25 años han ido haciendo reformas e incluyendo mejoras hasta convertirla en lo que creo es hoy un lugar ideal para pasar unos días de auténtico descanso.


Entrada


Parcela


Vista General

Vista Lateral

La Piscina

Buena Compañía
De nada sirve una casa acogedora si no hay personas a las que quieres conviviendo contigo. Con la llegada de nuestros hijos Alejandro y Silvia se respira felicidad en toda la familia y aunque tanto

Elvira como yo somos personas un poco "asociales", nos encontramos muy a gusto rodeados de los nuestros, comiendo juntos y realizando agradables sobremesas sin ninguna otra pretensión que pasar un buen rato. Sin duda, una buena costumbre.

Buena Comida
Aunque Elvira es una excelente cocinera, cuando nos reunimos todos es mi madre quien se encarga del "arte del buen comer". Si estamos solos, la variedad de comidas posibles es enorme pero cuando juntamos a toda la familia, generalmente las opciones, por cuestiones prácticas, se reducen a dos: paella y barbacoa.

Las barbacoas las solemos realizar de oveja, una carne no demasiado utilizada. La carne de oveja, si es tierna, tiene un sabor exquisito, muchísimo más fuerte que el cordero. Pero ¡ojo!, solo si se hace a la brasa. Una chuleta de oveja frita en una sartén se convierte en una carne basta y prácticamente incomestible.
En cuanto a las paellas, son claramente estilo "Mi madre", unas veces de pollo, otras de marisco, otras mixta... ¡¡¡Pero siempre buenísimas!!!


(c) 2001, 2013. Página realizada por alguien en algún lugar